martes, 18 de junio de 2013

Candy Crush Saga, una dulce adicción


Candy Crush Saga ha pasado de ser un simple juego a una de las adicciones más comunes entre los usuarios de internet y dispositivos móviles.

Candy Crush, creado por la empresa Kinges un juego de destreza en el cual se busca pasar de nivel. Al unir tres o más símbolos iguales se van eliminando dulces para lograr el objetivo y avanzar en el dulce camino.

Al empezar, el jugador tiene cinco vidas de regalo. Al acabar con esas vidas tendrá que esperar varias horas, en tiempo real, para ganar más vidas.

Aunque se puede jugar desde la computadora, la mayoría de los usuarios descargan la aplicación en celulares, tabletas y ipods.



¿Cómo funciona?

En el juego, Candy Crush, solicita permiso para acceder a la cuenta de Facebook para que el usuario pueda invitar a sus amigos a participar, pedir vidas o desbloquear el siguiente nivel.

Al permitir el acceso es casi seguro que el usuario formará parte de los más de 25 millones de adictos a las golosinas virtuales, así como también hay adictos a las redes sociales.

No es necesario conectar con Facebook para jugar, sin embargo en determinado nivel se vuelve un requisito para continuar el juego.

¿Por qué es tan adictivo?

Tom Stafford, de la Universidad de Sheffield, comenta que podría tratarse del Efecto Zeigarnik. Esta teoría explica la relación que tiene la memoria a corto plazo y las tareas inconclusas. De acuerdo a este efecto, cuando un jugador de Candy Crush pasa un nivel, rápidamente lo olvida, pero cuando pierde tiene la necesidad de superarlo porque se le queda “clavada la espina”. Allí se genera la adicción.

Por lo anterior, al no terminar un nivel, los usuarios no pueden olvidar el reto y piensan en cómo superarlo, lo que genera una ansiedad que sólo pueden aliviar si vuelven a jugar; en caso de no poder, probablemente padezcan hasta un síndrome de abstinencia.


Como éste, también existen otros factores que permiten a este juego obtener 600 millones de partidas al día. Uno de los más importantes es el factor social ya que seguramente más de un amigo en Facebook lo juega y envía notificaciones, o tiene la aplicación en Android o iOS). De igual forma, el interés de superar en puntuación y nivel a nuestros conocidos, la expectativa por saber cómo será el siguiente nivel, entre otros.

Algunos consejos para superar la adicción a Candy Crush, y la ludopatía que genera fracasos personales y profesionales.




Consecuencias de la adicción

Enviar infinidad de solicitudes a todos los contactos en Facebook, desde la simple invitación hasta los mensajes por chat o publicaciones en muro. Esto seguramente tendrá como respuesta que bloqueen sus invitaciones o que le retiren la amistad.

Estrés cuando se acaban las vidas, además de pedirlas, recurre a trucos para ganar más vidas (cómo adelantar la hora del ipad) o hackear la aplicación.

En la economía del usuario, debido a que si no tiene cuenta en Facebook, no quiere conectarla o no le gusta esperar, la aplicación sugiere la compra de artículos, vidas y niveles.

Imágenes ilustrativas de las consecuencias:





Datos del juego

La mayoría de los usuarios adictos empezaron porque un amigo les pidió ayuda y por curiosidad.

Actualmente cuenta con 25 episodios adictivos, que con tanta certeza lo define King, y más de 385 niveles.

El juego de las golosinas está disponible en App Store y Google Play, tiendas virtuales de Apple y Google respectivamente.

Hasta el momento hay alrededor de 25 millones de personas que juegan Candy Crush.

La aplicación se puede jugar sin internet mientras el usuario tenga vidas.

El culpable de este adictivo juego es Tommy Palm, @tommy_palm.


¿Felicitan al usuario cuando termina el juego o qué pasa?

En este video se muestra lo que sucede cuando finaliza el juego, que esta ocasión fue en el nivel 425.




¿Juegas, matas el tiempo o eres adicto con Candy Crush? Me gustaría leer tu comentario.